domingo, 4 de septiembre de 2016

Ataque sorpresa

Cuatro mil lanzas despuntan el desierto en medio del griterío y el polvo de los cascos. La mujer está parada en la puerta, se retuerce las manos en el delantal, y mira a la distancia, sin entender. El marido ha ido a buscar su carabina, con la hueca ilusión de repeler al malón.  El sol descorre una nube y da en los ojos de la mujer, parada en el vano de la puerta, encandilada, sin entender.
Ya ha sufrido un malón antes. ¿Quince, veinte años atrás? No lo recuerda. Solamente siente el mismo pinchazo en el corazón que cuando el hereje le arrebató a su único hijo. Y grita como gritó entonces. Como cuando el niño salió de sus entrañas.
Bastan unos minutos para que todo sea desorden, chillidos, resoplar de caballos, cuerpos atravesados por las lanzas. La carabina levantada por un salvaje no ha disparado un tiro, siquiera.
La mujer no se ha movido. Llora en silencio. Las lágrimas surcan el polvo de las mejillas como la lluvia el suelo rajado por el sol y la sequía. El sol no le permite ver la figura del indio que la mira desde su flete. Ella le pide que la lleve con su chiquito. No sabe si él puede entender las palabras que ella dice con voz suave, como si le hablara a su pequeño hijo, el que se llevó el malón. A su hijo recuperado por un instante hacía unos años y que luego escapó de nuevo al desierto. Ella no sabe si él puede oírla, y ella no puede verlo, obnubilada por el sol y el llanto.
Le pide al indio que la lleve.

Solo escucha un grito que sale de lo profundo del invasor cuando cae sobre ella, y un pinchazo en el corazón hecho con un cuchillito de mango de asta.

(Basado en el cuento "El Cautivo", de Jorge Luis Borges)


Fernando Berton
Setiembre 2016
Publicar un comentario

Entrada destacada

Inteligencia Artificial

¡Hola! Soy el robot, ¿cómo estás? ¿Cómo puedo ayudarte esta mañana? Tengo un sinnúmero de funciones entre las que se pueden contar ayuda fi...