jueves, 6 de junio de 2019

Momento de reflexión



Un taladro interrumpe la tranquilidad buscada, aunque no es tan grave si se mantiene cerrada la puerta. Sol en la ventana y la sombra de la mano en el papel. Deseos de dormir, salir de paseo, compartir una charla. A mitad del párrafo, notar que no se sabe bien de qué se habla, que es puro placer de escribir, aunque no sea mucho, ni el placer ni lo escrito. Es romper con la inercia del escritorio y de la pantalla, búsqueda de un momento apenas distinto. (Ahora se suman al taladro unas explosiones, seguramente de una protesta sindical). No hay mucho más para decir aquí. La mente está en calma, en un punto aparte por ahora.


El taladro se apagó, y ya pedí la cuenta.

Fernando

Junio, 2019

martes, 4 de junio de 2019

Extinction Rebellion Argentina Die-In 2019






Primera acción directa no violenta de Extinction Rebellion Argentina
#extinctionrebellion #xrargentina #colapsoclimatico #colapsoecologico #emergenciaclimatica #rebelforlife #cambioclimatico #noplanetb #nadaquefestejar #estoesunaemergencia #juventudporelclima #strike4climate

lunes, 3 de junio de 2019

Sincericidio


Que la industria alimentaria nos vende cualquier cosa con otro nombre, ya no es ninguna novedad. Basta buscar los ingredientes de cualquier porducto ultra procesado para darnos cuenta de que el chocolate no contiene chocolate, los cereales no contienen cereales y así.

En los últimos tiempos han aparecido algunos productos "similares a", entonces nos encontramos con "Fiambre de cerdo", "Alimento UAT con leche" o "Bebida láctea", ya que ni siquiera pueden poner qué es, y buscan un genérico englobante. Total, la verdadera leche tampoco es tan verdadera ni el jamón contiene tanto cerdo. ¿Quién puede enojarse de consumir algo que ni siquiera nos engaña ya que no dice ser lo que parece?

Pero este fin de semana me encontré, en un supermercado Día de Floresta, con el producto que da título a esta nota: Algo que dice tener SABOR A CARNE pero que NO CONTIENE PRODUCTOS DE RES.

Así que ya están avisados. Esto tiene sabor a carne pero no contiene carne, no vengan con quejas.


Fernando
Junio, 2019

jueves, 23 de mayo de 2019

Hay veces que no puedo dormir

siento un dolor en las costillas, un leve ronquido logra despertarme, hacerme pensar que estoy roncando, que no puede ser que ronque, que debería cambiar de posición, tener otra almohada, otra cama, otro colchón, otra cosa que me proponga sueños que no necesiten ronquidos, imágenes de fotografías antiguas, casi daguerrotipos, sueños que hubiera tenido si no los hubiera soñado, pesetas en lugar de salud, un espacio intersticial menos aerodinámico y cosas por el estilo.

sin embargo, las notas de una sinfonía me hacen pensar en cosas menos urgentes, tal vez una trompeta con sordina, como una voz suave que me susurra cosas al oído, que me lleva a pensar que no todo es lo que yo creo, que también hay cosas que se parecen a lo que creen los demás, que hay otros mundos, circunstancias en las que no hubiera pensado nunca, ejercicios mentales y de los otros para una veloz interpretación de la realidad cambiante de cara al siglo XXII.

tengo amigos y familiares en otras ciudades y hasta en otros continentes. tengo conocidos acá a la vuelta y parientes lejanos. tengo canas y algunos me dicen que no tengo los años que parezco. me duele a veces la cabeza pero mucho menos desde que me dediqué a respirar. el encuentro con una flor y una mariposa o la vista de un tren desde una postura poco frecuente suelen emocionarme. quisiera que este procesador de textos pusiera las mayúsculas después de los puntos, seguidos o aparte pero no, por eso, querido lector desprevenido, tendrás que imaginarlas. sí, ya sé que has iniciado los trámites jubilatorios, pero uno nunca se olvida de los amigos.

fernando
mayo (que no termina más y tardaremos para cobrar) 2019

sábado, 18 de mayo de 2019

Agua con gas


Un pequeño aporte a la economía barrial al contratar al sodero Nico.
Un pequeño aporte a la ecología al dejar de comprar botellas de plástico descartables.
Un pequeño aporte a mi bolsillo, porque son más baratos.

Fernando
Mayo, 2019

lunes, 8 de abril de 2019

¿Cuánto vale la basura?

Este es un artículo del cansancio. La verdad es que no pude encontrar un momento para buscar con ganas los precios que voy a mencionar aquí:

Según el gobierno de la ciudad, se realizó en el año 2008 un mapa digital para lo que se consideraron alrededor de 12000 (doce mil) manzanas.

Si hacemos una cuenta exageradamente simple, considerando que la ciudad en verdad tiene doce mil manzanas, ni más ni menos, obtenemos como resultado que en algún momento la ciudad tuvo que comprar doce mil contenedores de basura. (en la foto que inicia el artículo se ve un poquito, en primer plano hay un paquete que antes fue embalaje y que ahora es basura que no llegó al contenedor, y que acaso fue arrojado por el propietario de las zapatillas, acaso no). Pero para quien no lo tiene claro, nos refereimos a estos contenedores:

Aquí se ve un poco mejor que el paquete no llegó al container, lo que lo convierte en suciedad urbana (no se ve con tanta claridad el propietario de las zapatillas al que, injustamente, acusamos de ensuciar una vereda)

Ahora bien, ¿a qué viene todo esto? A que, hace unos años, la basura se sacaba en bolsitas y no había contenedores. Los recolectores de residuos (o basureros) pasaban corriendo por las calles y levantaban las bolsas.

En un momento que no recuerdo bien, pero que fue alrededor de 2013, la ciudad de Buenos Aires decidió modificar ese sistema, y se pusieron los contenedores. Eso que vemos allí.

Acá viene la parte de la vagancia: no logré encontrar el precio de esos contenedores. Encontré otros, que se les parecen. Y acá reconozco el error de este artículo: no sabemos bien cuánto cuesta uno de esos contenedores. Pero suponiendo que fuera este
Eso nos da unos 390 dolares. A uno por manzana, tenemos que el gobierno de la ciudad debió invertir algo así como USD 4.690.000 (DOLARES ESTADOUNIDENSES: CUATRO MILLONES, SEISCIENTOS NOVENTA MIL) Redondeando, claro.

No alcancé a investigar cuánto vale un camión. Pero si un auto cualunque vale entre trescientos mil y quinientos mil pesos, imagine el lector el costo de un camión.

¿Y todo para qué? Para que de pronto te pongan un contenedor de basura en la puerta de tu casa, que en general huele bastante mal con los desechos que contiene, sin contar el olor a meo de todos aquellos que los han confundido con baños públicos. Más la cantidad de personas que buscan en la basura su sustento diario, que empezaron siendo cartoneros, después se los llamó recuperadores urbanos y ahora son sencillamente personas en situación de calle.

Y que, además, te pongan uno o dos contenedores (lo cual aumenta la cuenta que sacamos antes, pero sepa usted disculpar nuestra vagancia) poco antes de la parada del colectivo, lo que, por un lado, dificulta ver si viene o no viene el colectivo. Y, cuando viene, le dificulta al mismo arrimar al cordón para que suban los pasajeros. Lo que, en definitiva, dificulta el tránsito. En fin, una serie de eventos desafortunados si no fuera que cuestan una millonada.


Sin contar, claro, el valor de los nuevos camiones, que no hemos tenido la presencia de ánimo de averiguar.

Todas estas cosas, tiradas así al voleo, sin mucho rigor investagativo, muestran, querido lector desprevenido, que lo único que les interesa a los gobernantes de la CABA es sacar plata de donde puedan.  Porque resulta que por esto, a usted,  querido consorcista desprevenido, le aumentaron las expensas. Y que se tome debida nota de que esto no es una diatriba en contra de los porteros, más bien todo lo contrario. Pero claro, usted, que tiene que pagar un poco más de expensas, seguramente le echará la culpa al portero que ahora tiene que cargar las bolsas todas juntas hasta donde está el conenedor, y no al gobierno de la ciudad que gastó casi cinco palos verdes en comprar contenedores que después va y pone justo en la parada del colectivo, o en la puerta de tu casa para que venga un cualquiera a mearlo y te llene de más olor la puerta de tu casa.

Sepa disculpar usted el desorden.


Fernando Berton
Abril, MMXIX

Entrada destacada

Inteligencia Artificial

¡Hola! Soy el robot, ¿cómo estás? ¿Cómo puedo ayudarte esta mañana? Tengo un sinnúmero de funciones entre las que se pueden contar ayuda fi...