martes, 14 de marzo de 2017

Del camino a la vera


Rápidamente tuve que replanificar. A diferencia del viaje de los cronopios Carol y Julio, que era de pocos kilómetros de autopista y mucha estancia en los paraderos, este es de muchos kilómetros en la ruta y poco estar en los pueblos. De modo que para el día 3 la cuestión será visitar localidades más cercanas a la base: al llegar a Solanet tengo ya seis horas de ruta y unos 350 km recorridos. El cansancio se hace notar.

Club El cardal - Solanet
Este pueblito cuenta con 47 habitantes según el censo nacional de 2010. Se lo recorre en un rato, y está dominado por una construcción muy típica de la Patagonia: chapas grises en las paredes y rojas en el techo, que en aquellos parajes solían llevar pintados los nombres de las estancias, para que los aviones del correo pudieran identificarlas. Esta, en cambio, tiene un cartel al frente, que nos dice que llegamos al Club el Cardal. 

Estaba cerrado, así que me quedé con las ganas de echar un trago.


* * *

Flora, Fauna y otra chica más

Párrafo aparte es la fauna de la ruta. Uno espera encontrar (y encuentra) mayormente vacas, algunos caballos, en menor medida ovejas. Quien te dice un chancho. También aportan algunas ratas, pájaros a montones, mariposas y otros voladores que suelen hacerse amigos inseparables de radiadores y parabrisas. Pero, sorpresas te da la vida. Luego de cruzar la rotonda de Ayacucho, y poco después de cruzar la vía de un tren ahora inexistente, perduran las señales que señalan el peligro del extinto artefacto.  Y como uno de los objetivos laterales del viaje es relevar las cosas al costado del camino (sin ton ni son, valga la aclaración), me detuve a tomar unas fotos. Y resulta ser que a un costado había como un lago, o el final de un arroyo, o vaya uno a saber qué. Me acerqué, y cuál no sería mi sorpresa al descubrir que había ahí un bagre. ¡Sí, señor, un bagre! O algo así. Muy orondo el tipo, y bastante grande, que abría y cerraba su bocota en lo que se supone sería un rito alimenticio. Pero es pura intuición, porque si de verdad hay algo que desconozco son las costumbres de los bagres. Más aún si están en la banquina.  Eso solo, créame, paga la tarde. 
Bagre rutero

Day # 2 bis - marzo, mmxvii
Publicar un comentario

Entrada destacada

Inteligencia Artificial

¡Hola! Soy el robot, ¿cómo estás? ¿Cómo puedo ayudarte esta mañana? Tengo un sinnúmero de funciones entre las que se pueden contar ayuda fi...