jueves, 16 de marzo de 2017

No me paren ahora


Hacia el día tres del viaje la idea es que nada pueda detenerme [1], por más reformulaciones o recálculos que uno deba hacer. Después de todo, la idea es ser flexibles. Que se rompa pero que no se doble, podría argumentar alguien más. Y la verdad es que a esta altura del partido no sé muy bien si quiero doblarme, romperme o desaparecer.

La cabaña es espectacular, y almuerzo en el patio. Se escucha el viento en los árboles y unas cañas que cuelgan en la punta hacen su concierto. Ruedas se ha portado muy bien hasta ahora, y descansa. Los tábanos (o, mejor dicho, tábanas), no descansan, y consiguen que deba meterme en la casa.

Sombras chinescas

En el dormitorio hay algunos libros. Y leo:
Al principio, cuando era joven, creía que uno tenía que inventarlo todo, que todo tenía que proceder de la imaginación. Me costó mucho comprender que era al contrario, que en la realidad es donde están las posibilidades para escribir.[2]
De ahí, supongo, debe venir la realidad virtual que está tan de moda en estos tiempos. Imagino vidas imaginarias, como Marcel Schwob. Imagino libros imaginarios, como Ariel Idez. Imagino biografías contadas durante años y años, como Piglia. Imagino una fauna y una flora y una pampa que se encuentran en un punto impropio como paralelas que se cruzan, o luces opacas que no aclaran, porque oscurece. Imagino una linterna negra de la que salen imágenes incandescentes, que no podrán ser reveladas por más que las bateas tengan las mezclas exactas.
Pampa Húmerda

Entonces ocurre el milagro: la tarde exangüe exhala sus últimos suspiros. Un brazo del Río Salado se presenta frente al turista despreocupado (que, aclaremos rápidamente, nada tiene que ver con el lector desprevenido) y lo pone en un estado similar al satori, al nirvana, o bien al ensueño. No importa demasiado cuál de todos. Lograr el descanso de la vorágine que durante trescientos cincuenta y un días ocupa nuestro pensamiento, la presión sobre los hombros, los dolores de cuello. Todo eso ocurre al tercer día, con sus implicancias místicas, ciertamente, pero que no son otra cosa que casualidad. O tal vez no, y entonces el señor de barba (que no es durán) se siente en su reposera a mesarse un poco los pelos y pensar que pobre, que alguna vez vendrá con el equino exhausto, a gritar que cree en dios-padre-todopoderoso por su culpa por su culpa etcétera. Y entonces se le dará un wild card o waiver y creerá que todo bien. Pero arderá en los confines antes de estar sentado a la derecha.

La tarde se ha llenado de frutillas, y es momento de trazar línea, dar por terminado este día.

* * *

El círculo - Oscar Cerruto

"No se atrevió a referirles su extraña experiencia, temía que lo tomaran a risa. Peor aún, temía que le creyeran.

Río Salado - (O algo parecido)

Day # 3 - marzo, mmxvii




[1] El lector desprevenido deberá imaginar la canción de Queen, Don’t stop me now: https://youtu.be/HgzGwKwLmgM

[2] MONTERROSO, AUGUSTO; Entrevista en Cuentos Latinoamericanos; Coedición, Bogotá; 1992; Pág. 125
Publicar un comentario

Entrada destacada

Inteligencia Artificial

¡Hola! Soy el robot, ¿cómo estás? ¿Cómo puedo ayudarte esta mañana? Tengo un sinnúmero de funciones entre las que se pueden contar ayuda fi...