miércoles, 22 de marzo de 2017

Camino a la vera del

Por lo dicho ha sufrido antes es que el viaje cambios, y también a esta experiencia con el que llegué ha servido para bajar el gran nivel de estrés.
Así terminamos, entonces; momento importante ha sido un para la reflexión, y aquí tenemos el resultado, un texto que es mi humilde simple y sin pretensiones homenaje a los Carol y Julio verdaderos autonautas.
Salvo en Ramos Otero un perro manchado y rengo, y un que pasó raudamente auto en Ibañez, y algunos chicos que jugaban por ahí, no vi mucha gente.

Pocas dichas a lo largo palabras de una semana.
Es que por los poblados un lado son bastante pequeños, y por ninguna persona otro, no he dado con para dialogar
Cuando pensé que tendría un montón de cosas para contar acerca de los pueblos visitados, empecé este viaje.
¿Y si estuve recorriendo sin darme cuenta pueblos fantasma?
¿Tendría que haber besado en príncipe a una oveja a ver si se convertía?




Pero a medida que las experiencias del camino fueron pasando los días, fueron recorridas casi tantas como las de las localidades.
Pensé que al ver su auto un forastero parando y sacando fotografías del lugar, los pobladores saldrían a curiosear.

Y tampoco me animé a golpear el club El Cardal en las manos en Solanet, o en la Despensa y Bar del mismo lugar, pero sin otro nombre que ese.
Así que entonces ha sido un recorrido bastante solitario y silencioso.
Creo que nunca lo sabré.

Tal vez esas ovejas que me perseguían eran reencarnaciones de pobladores que me pedían ayuda, y yo no supe interpretarlos.





Dia 5 tris bis; marzo, mmxvii
Publicar un comentario

Entrada destacada

Inteligencia Artificial

¡Hola! Soy el robot, ¿cómo estás? ¿Cómo puedo ayudarte esta mañana? Tengo un sinnúmero de funciones entre las que se pueden contar ayuda fi...